En ECO - Escuela de Comunicación Oral nos gusta hacernos responsables de nuestras declaraciones:

Misión

Impulsar, expandir, motivar y acompañar a las personas en el desafío de usar la palabra hablada para comunicarse, conectarse y mejorar su calidad de vida.

Visión

Ser la institución líder en innovación en programas para el desarrollo de habilidades en comunicación oral. 

 Principios fundamentales

  • Interpretamos ontológicamente al hombre desde los tres dominios que lo componen: cuerpo, emoción y lenguaje. Cada persona se relaciona, habla y escucha desde su propio y particular punto de observación y esto surge porque la combinación de las emociones, lenguaje y cuerpo, solo se dan en esa, y no en otra persona, de determinado modo. El modelo que proponemos, contempla esto, y es por eso que el impacto en las comunicaciones de los participantes, no solo tiene resultados positivos en ellos como emisores, sino en los demás como receptores del mensaje dado.
  • El lenguaje es acción: cuando hablamos, es para que algo suceda, creamos realidades e incluso nos auto-creamos con las palabras. Teniendo en cuenta esto, la escuela adopta los nuevos paradigmas sobre el uso y poder de las palabras para asumir compromisos, realizar cambios emocionales en nosotros y también en otros, crear posibilidades donde antes no las había, etc. Las personas nos definimos a través del lenguaje.
  • Generar cambios a través de nuestro propio cambio: La responsabilidad de lograr lo que queremos está en nosotros, es intransferible e incondicional. Cuando ese cambio se consigue, transciende no solo a la persona, sino que también impacta en sus propios espacios sociales, sean estos familiares, organizacionales, comunitarios, etc,.

 

Valores fundamentales

  • Respeto: la empatía es necesaria en cualquier instancia. Reconocer que estamos atravesando un proceso de cambio requiere paciencia y aceptación, no solo hacia el otro, sino también hacia uno mismo.
  • Desarrollo personal: los cambios y progresos, solo son posibles cuando nos animamos a transitar y valorizar el camino en busca de la autorrealización.
  • Trascendencia: desafiamos el tiempo. Los aprendizajes de las etapas de formación, están pensados para proyectarse más allá de lo que esta dure, dejando un legado a la comunidad.
  • Optimismo: desarrollar una actitud mental positiva y confiada que nos acompañe en cada desafío.
  • Excelencia: dar siempre lo mejor de uno mismo. Ser nuestra mejor versión en cada momento.
  • Afecto: sentirnos, recibirnos y acompañarnos durante el proceso vivencial. La afectividad ayuda a la motivación grupal y construye redes de conexión que potencian y enriquecen el aprendizaje.
  • Aprendizaje: despertar y alimentar el afán por aprender y buscar con curiosidad.
  • Salud: proponemos mantener una buena salud física, emocional, mental y espiritual que acompañe el proceso transformacional del participante.

Metodología

Las actividades y productos de la escuela están diseñados desde una mirada multidisciplinar de la comunicación oral, con dos aspectos fundamentales:

  • El Coaching Ontológico.
  • La Educación Experiencial.

Desde la convicción de que toda jornada de capacitación o formación es en sí misma, un proceso de transformación y cambio, se diseña cada encuentro de modo que el participante inicie siendo una persona con determinadas habilidades y lo finalice con otras. Estas nuevas habilidades le posibilitan nuevas acciones y obtener así, resultados distintos a los logrados hasta el momento.

El Coaching es una disciplina profesional que asiste a las personas durante un proceso de cambio brindando herramientas para lograr sus objetivos. De la unión de esta disciplina, con la idea anterior, la escuela lleva a cabo cursos que tienen en cuenta la transformación de sus participantes con un acompañamiento profesional durante ese proceso.

Para que ese cambio se produzca efectivamente, la escuela adopta el modelo de educación Experiencial que propone generar el aprendizaje a través de la práctica vivida en cada clase, es decir, se simulan situaciones que se presentarán en nuestra vida y, a partir de esa vivencia, nos preparamos para afrontarlas con aceptación, libertad y ecología personal.

Esta metodología potencia el aprendizaje, enriquece y expande el enfoque individual y colectivo. Creemos que cada uno de nuestros participantes tiene la capacidad de construir el conocimiento a partir de la vivencia. Esta nueva realidad vivida por la persona, impacta favorablemente en su dominio emocional y pasa a ser lo que mueve su aprendizaje.